El Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA) es el único centro propio del CSIC en Castilla y León. Con más de 60 años de trayectoria, es también el centro del CSIC más antiguo de la región y su actividad se encamina a contribuir al desarrollo de nuestro entorno social y económico mediante el fomento de nuevas prácticas y políticas de los sistemas de producción agrícola de un modo sostenible.

El IRNASA cuenta con un total de 66 trabajadores, entre los cuales 17 son investigadores de plantilla. Su investigación, de carácter multidisciplinar, cubre todos los elementos de los sistemas agroecológicos, incluyendo el suelo, las plantas, los animales y los factores ambientales. Los distintos grupos de investigación se han especializado en el estudio de la adaptación de las plantas al cambio climático, la caracterización de microorganismos (bacterias y hongos) que mejoren la producción agrícola, el desarrollo de estrategias para recuperar o mejorar la calidad de los suelos y el desarrollo de métodos diagnósticos o preventivos más eficaces para enfermedades animales.

Esquema representativo de la investigación del IRNASA. El IRNASA investiga todos los actores de los sistemas agroecológicos

HISTORIA

El IRNASA tiene su origen en el año 1954, momento en el que el CSIC creó la Sección de Química Agrícola y Fertilidad de Suelos, adscrita a la Cátedra de Química Analítica de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Salamanca. La creciente actividad de esta sección determinó la creación del Centro de Edafología y Biología Aplicada de Salamanca (CEBASA) en 1957, centro propio del CSIC cuyos laboratorios se encontraban en los sótanos del histórico Palacio de Anaya, frente a la Catedral de Salamanca, donde se ubicaba entonces la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad.

Con el CEBASA como base científica, en 1962 se creó el Instituto de Orientación y Asistencia Técnica del Oeste (IOATO), con la misión de orientar la racionalización del desarrollo económico, agrario e industrial de la región.

En 1967 se inauguró la nueva sede del CEBASA, en el edificio donde actualmente se encuentra el IRNASA, de manera que se agrupó a todo el personal del centro, que estaba disperso en varios lugares de Salamanca. Posteriormente, en 1987 se disolvió el IOATO y en 1988 el CEBASA cambió su estructura, constituyéndose el actual Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca.

Inauguración de la nueva sede del CEBASA en 1967 y fotografías históricas de las instalaciones

Entre todos los investigadores que han pasado por sus laboratorios destaca especialmente la figura del profesor Felipe Lucena Conde, cuyo trabajo constituyó un referente para el personal del instituto. 

Fundador del centro y director desde 1957 hasta su muerte en 1976, fue también rector de la Universidad de Salamanca desde 1968 hasta 1972 y más tarde, en 1974, fue nombrado director general de Universidades e Investigación. La ciudad de Salamanca lo recuerda con una calle en su honor.

Homenaje al Profesor Lucena por su nombramiento como Director General de Universidades en el año 1974

INVESTIGACIÓN

El IRNASA integra la biología, la patología, la química del suelo y la ecología, para aportar conocimiento y soluciones científicas a la optimización y mejora de la producción agropecuaria y de los productos derivados de la misma. Los grupos de investigación son los siguientes:

-Interacción planta/microorganismo. Este grupo estudia bacterias y hongos endófitos y rizobacterias con el objetivo de identificar aquellas con actividades promotoras del crecimiento y la defensa de la planta, útiles para la mejora de la productividad de las especies cultivadas y la conservación de la diversidad vegetal natural.

Contaminación de suelos y aguas. Sus investigaciones están dirigidas a la evaluación y el diagnóstico de la contaminación de suelos por pesticidas y elementos tóxicos en zonas agrícolas afectadas por diversas actividades contaminantes (minería, quema de combustibles fósiles, uso de subproductos, uso de pesticidas en agricultura, etc.).

-Fotosíntesis. La investigación de este grupo se centra en los procesos fotosintéticos, con la finalidad de comprender los mecanismos de respuesta de cereales y otras especies vegetales a diferentes condiciones ambientales, en especial al cambio climático, y sus implicaciones en el rendimiento y la calidad del grano.

-Morfología de semillas. Este grupo se dedica a la descripción morfológica de las semillas con el fin de identificar pautas que ayuden a entender las relaciones entre los grupos taxonómicos.

-Parasitosis de la ganadería y zoonosis parasitarias. Su investigación se centra en la biología molecular de los parásitos animales y sus relaciones con el hospedador. Todo ello con el objetivo de desarrollar nuevas estrategias para su prevención y su control basadas en nuevas herramientas de diagnóstico y vacunación.

Instalaciones y laboratorios del IRNASA

Como apoyo a la investigación, el IRNASA cuenta con diversos servicios científico-técnicos, entre los que destaca la Finca Experimental Muñovela, destinada a demostraciones y ensayos de investigación agropecuaria y al desarrollo de innovaciones y proyectos prácticos de alto impacto productivo. Cuenta con 80 hectáreas (secano, regadío y dehesa) cuyos recursos son aprovechados por su propio ganado de raza morucha.

Finca Experimental Muñovela

Entre las investigaciones realizadas en el IRNASA destacan diferentes proyectos a nivel europeo (FP7, H2020 y LIFE). Entre ellos, el actual proyecto LIFE MycoRestore, liderado desde el IRNASA, busca utilizar los recursos micológicos y las prácticas de manejo forestal para ayudar en la adaptación biológica de los bosques en España, Italia y Portugal, a la vez que aborda los efectos del cambio climático.

PATRIMONIO. LA COLECCIÓN DE ZOOPARÁSITOS

El IRNASA cuenta con una amplia colección de zooparásitos ibéricos, conservados en preparaciones microscópicas o fijados en formalina, procedente del examen de más de 16.000 animales domésticos y silvestres. Esta colección es fruto de un trabajo pionero que surgió por iniciativa del doctor Fernando Simón Vicente, investigador del CSIC ya fallecido y fundador del Grupo de Parasitología del IRNASA, tras su incorporación en 1962.

La colección proporciona un depósito de especímenes para explorar patrones de abundancia, distribución, diversidad, interacciones históricas y biogeografía de organismos hospedadores y parásitos.

El IRNASA, que en los últimos años ha comenzado a labrar camino en la divulgación científica, realizó una muestra expositiva de esta colección el pasado año, a la que que se 

Colección de Zooparásitos

añadieron anotaciones y dibujos del propio Fernando Simón Vicente, y sirvió como elemento divulgativo para las visitas de centros escolares recibidas en el instituto durante el año. A partir de esta exposición, surgió la iniciativa de impulsar la valorización de las colecciones biológicas, mediante diversas actuaciones en colaboración con la Universidad de Salamanca.

Muestra expositiva de la Colección de Zooparásitos

PROYECCIÓN

En línea con la estrategia de Horizon Europe y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el IRNASA busca ser una referencia a nivel nacional e internacional en el camino hacia el desarrollo de una agricultura sostenible que integre los desafíos que impone el cambio climático.

El instituto contará con una nueva sede en el futuro Campus Agroambiental de Salamanca, una iniciativa en la que participan activamente la Universidad de Salamanca, la Diputación y el Ayuntamiento de Salamanca. En este Campus Agroambiental convergerán las capacidades técnicas, investigadoras, de formación y de transferencia relacionadas con la agricultura y el medio ambiente, esperando que este espacio se convierta en un referente para el sector primario y agroalimentario.

Septiembre de 2019. Acto conmemorativo con motivo de la firma de la cesión de la parcela para la construcción del nuevo edificio del IRNASA

María Jesús Ragel Bernal 

Mar Siles Lucas

Beatriz R. Vázquez de Aldana